El proceso de producción del Kretek es una mezcla de arte y ciencia. Djarum continua apoyando la producción del clásico cigarrillo Kretek hecho a mano.

 El primer cigarrillo Kretek de Djarum fue un producto hecho a mano usando muy poca maquinaria según un proceso de producción bastante simple. Con los años, la variedad de cigarrillos Kretek producidos por Djarum se ha expandido enormemente. No obstante, si se categorizan los cigarrillos por su proceso de manufacturación, se distinguen solamente dos categorías : los hechos a mano y los hechos por maquinaria. Ambos son populares y se producen en grandes cantidades. Mientras tanto las innovaciones de Djarum en el plan de las aromas han ocasionado una variedad amplia de marcas.

El proceso de manufacturación empieza con la selección cuidadosa de la materia prima. Se trata del tabaco y del clavo que según el procedimiento de cortar propio a Djarum, se procesan para resultar en “Superfine Cloves” ( clavos superfinos ). Luego los clavos y el tabaco se mezclan bajo un control minucioso y estricto y se añaden los ingredientes suplementarios. Esta mezcla es la base de los cigarrillos que se empacan mas tarde para su distribución.

Cigarrillos Kretek hechos a mano

Djarum continua produciendo el cigarrillo Kretek clásico, hecho a mano, los Sigaret Kretek Tangan (SKT). Unos 60.000 empleados calificados lo producen según los métodos antiguos  en las fabricas de Kudus. Hasta el empaque se hace a mano para aumentar el sentimiento “hecho a mano”. El proceso entero sigue usando controles de calidad sistemáticos para asegurar una producción consistente. Este producto, por las décadas que ya está en el mercado,  se aprovecha de una clientela muy fiel.

Actualmente Djarum Coklat, Djarum 76 y Djarum Istimewa son las marcas hechas a mano más popular del mercado. La riqueza del sabor y del aroma y el placer continuo que proporcionan asegura la continuidad de su popularidad.

Kretek feito a máquina

Los cigarrillos Kretek hechos a máquina, los Sigaret Kretek Mesin (SKM) se introducían en 1970 atendiendo a la demanda cada vez mayor de una experiencia Kretek sofisticada, competiendo con las marcas internacionales de cigarrillos de la época.

Hoy en día los cigarrillos hechos a máquina son el resultado de un proceso completamente automatizado usando maquinaria de la última generación.  Bajo una política de gestión total de la producción, un control integrado por un sistema de vigilancia computarizada supervisa el proceso completo hasta  el empaque final.

Las marcas hechas a máquina preferidas son Djarum Super, LA Lights y Djarum Black, tres marcas reconocidas tanto en el mercado domestico como en el mercado internacional del Kretek.